sábado, 5 de mayo de 2012

Métodos de Recopilación de Información




SUBPRODUCTOS DE INVESTIGACIÓN

Deben ser contemplados, tomados en cuenta, previstos desde la misma planeación. Independientemente de la forma que adopte o de la estructura que lo contenga, del propósito con el que se elabore, se tratan de síntesis, que dan cuenta cabal de la situación que guarda una investigación. 
Pero, ¿Cómo estructurarlos?, ¿Qué partes o elementos considerar para su elaboración?

En términos del origen                                        En términos del Reporte

      ¿Qué buscaba?                                             ¿Qué encontré?
        ¿Qué reuní?                                                  ¿Qué quiero decir?
        ¿Con qué cuento?                                          ¿Qué puedo decir?
        ¿Qué tengo?                                                 ¿Cómo lo puedo decir?

Los subproductos de Investigación, son instrumentos que permite resumir, analizar, evaluar y, primordialmente, difundir, comunicar los resultados de una investigación de manera paulatina.

La elaboración de este tipo de testimonios escritos de toda investigación es siempre recomendable, cualesquiera que sea la forma que adopte o el nombre que se le imponga.

APUNTES SOBRE REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA.

La revisión bibliográfica puede aludir a un listado de documentos ya definidos o puede implicar una etapa más básica que es la elaboración de la bibliografía a consultar. Esta elaboración supone utilizar mecanismos que permitan ubicar la mayor cantidad de documentos escritos sobre el tema en cuestión. Localizar esos documentos es fundamental para no repetir estudios ya hechos, para ampliar el conocimiento sobre el tema central y los temas conexos, para identificar los vacíos de conocimiento, etc.

El primer paso debe ser el listado de bibliotecas a las que se podría recurrir en búsqueda de material. Actualmente esto implica considerar las bibliotecas tradicionales así como las bibliotecas virtuales. Es útil hacer un listado muy completo aunque no se tenga la intención de consultar todos los centros identificados.

Dada la posibilidad de recurrir a las bibliotecas, es importante tener las acreditaciones necesarias actualizadas para poder retirar los textos de interés (tarjeta de usuario, tarjeta interbibliotecaria, etc.)

Algunos de los mecanismos que se utilizan al iniciar una investigación bibliográfica son: a) revisión de los ficheros temáticos y por autor, b) consulta a los bibliotecarios que disponen no solo del conocimiento sino de la tecnología para ubicar rápidamente lo que el usuario busca, c) revisión de la bibliografía que aparece en cada texto consultado.

Si se aplican los mecanismos anteriores, podrían llegar a confeccionarse extensos listados de obras a consultar. Por ello, es necesario seguir procesos de depuración antes de dedicarse a la lectura propiamente dicha. Un primer paso es examinar datos generales del texto: introducción, conclusiones, bibliografía, fecha de la primera edición. De esta forma se tiene un panorama general de la forma en que trata el tema, el conocimiento que aporta, el nivel de actualidad. Seguidamente puede utilizarse como criterio, el priorizar los textos de mayor importancia en su rubro, es decir, aquellos que están entre la bibliografía más citada por los conocedores del tema.

Una vez elaborado un listado más preciso, comienza la tarea de analizar el texto. Ya que se invierte ese tiempo en la lectura, conviene generar información útil para el futuro. Podría pensarse en una ficha única, relativamente completa, numerada y que esté referenciada, por ejemplo, en índices de autor y por tema. En ese caso, la ficha podría incluir referencias bibliográficas completas, biblioteca donde se encuentra el texto y forma de ubicarlo, datos sobre el autor, resumen de contenido, citas textuales entre comillas, observaciones personales.

En caso de tener libros propios que puedan marcarse, entonces es importante crear un sistema personal de resaltar los puntos de interés. De esa forma, se podrá tener una diversidad de símbolos rápidos de hacer y que denoten distintos significados: párrafos centrales, párrafos a revisar, ideas para construir hipótesis, autores a tener en cuenta, etc.

Inmediatamente de fotocopiar un texto o parte de él, deben anotarse todas las referencias. De no ser así, es un material que se podrá consultar pero no incorporar como parte de la bibliografía.

Una revisión bibliográfica bien hecha al inicio, economiza tiempo y trabajo futuro pues ya se tendrán los textos analizados, las citas seleccionadas, la bibliografía final armada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada